Alejandra Plaza

El Gran Desafío: Encontrar la verdadera felicidad

Bastante se ha hablado sobre la decisión interna de ser feliz. ¿Pero es realmente posible ser feliz sin la necesidad de algún estímulo externo?.

Si observamos el rostro de las personas, rápidamente podemos agruparlos según sus expresiones y sus correspondientes estados mentales y de conciencia: rostros sonrientes que denotan felicidad externa y tal véz interna; rostros ceñudos y desdeñados que indican tristeza y dolor emocional; caras agrias y sombrías que revelan descepción y aburrimiento; y caras serenas que reflejan paz interior.

Un deseo satisfecho produce placer. Un anhelo que no se satisface genera estrés. Entre las cimas mentales de la felicidad y el estrés yacen las fosas del aburrimiento. Cuando las elevadas olas del placer y del dolor, y las hondonadas del aburrimiento quedan neutralizadas, se manifiesta el estado de paz.

Más allá del estado de paz está el estado de dicha y felicidad, que cada persona puede encontrar dentro de si misma y reconocer como el verdadero estado natural de su alma. Esta dicha y felicidad está sepultada bajo las agitadas olas mentales del exhuberante placer y del profundo abatimiento, y las hondonadas de la indiferencia. Cuando estas olas desaparecen de las aguas mentales, se siente el plácido estado de la paz; y en las calmadas aguas de la paz se refleja el siempre renovado gozo del alma.

La razón de las reacciones cargadas de emociones

En este mundo, la mayoría de las personas son zarandeadas por las olas de exitación de placer o dolor; y cuando éstas faltan, se aburren. Si observas las caras de los demás durante el día – en tu hogar, en el trabajo, en la universidad, en el insituto, en la calle, etc – podrás comprobar rápidamente que son muy pocas las que manifiestan paz.

Cuando ves una persona con un semblante alegre y tu le preguntas “¿porqué está feliz?” probablemente te responda: “Me han subido el sueldo”, “Conocí a una persona interesante” o “Gane una competencia”. Tras la felicidad yace la satisfacción de un deseo. Este estado de felicidad esta condicionado a una circunstancia externa, nunca es permanente.

Cuando ves una persona con un rostro afligido, y tu le preguntas compasivamente “¿Qué es lo que te pasa?”, puede que la persona te responda: “Estoy enfermo”, “Perdí mi trabajo”, “Mi esposa me ha dejado”: Su deseo de recuperar su salud, su esposa o su trabajo esta frustrado.

Cuando ves a una persona y su rostro muestra neutralidad en su expresión, y tu le preguntas: “¿Qué te pasa? ¿Algo te ha disgustado?”, la persona aludida, rápidamente lo negará. Pero si insistes en la pesquisa, preguntando: “Entonces ¿Estás feliz?”, la persona te responderá “¡Oh no! Tan solo estoy aburrido”.

Una paz positiva y una paz negativa

Imagina que conoces a un hombre refinado y próspero, que vive en una finca en medio de la naturaleza, junto a un bosque y una laguna, el tiene un aspecto sano y se lo ve vital. Pero notas en él que no está demasiado feliz, tampoco está triste, ni aburrido. En tal caso se puede decir que está en paz. Pero cuando esta persona, confortablemente situada, se cansa de tanta paz, de esa clase de paz que muy pocas personas tienen el privilegio de experimentar, piensa interiormente: “He tenido demasiada paz: necesito algo de exitación y entretenimiento”.

El estado negativo de paz se deriva de la ausencia de los tres estados mentales: felicidad, tristeza y aburrimiento. Sin cambio o exitación, un estado prolongado de paz negativa se vuelve monótona y ya no es tan agradable. Sin embargo, después de un largo periodo de continuos estados de felicidad, tristeza y aburrimiento, este estado de paz negativa es nuevamente agradable. Por dicha razón, los yoguis aconsejan la neutralización de las olas de pensamiento, mediante la meditación, para lograr la paz mental.

Una vez que el yogui ha aquietado las olas del pensamiento, comienza a buscar bajo el lago de la calma y encuentra allí un estado positivo de paz: el siempre-renovado gozo del alma.

Uno de mis estudiantes al asistir al primer día de un taller comentó “Yo ya no deseo atraer a mi vida más dinero porque lo tengo. Tampoco deseo encontrar una pareja, llevo 20 años casado y creo que estoy bien. Mi deseo ahora es solamente ser feliz”. Me quedé asombrada con la claridad que tenía sobre lo que quería lograr ahora en su vida. Muchas personas buscan realizar cambios internos para poder manifestar sus deseos y en consecuencia alcanzar la felicidad.

Él ya había logrado casi todo lo que buscaba en la vida, había realizado cambios internos y fue feliz mientras iba alcanzando sus sueños. Pero la felicidad y dicha permanente no la había alcanzado aún. Yo le dije entonces: ”Bien, ahora vas a aprender a sentir el gozo del alma y a traer ese estado de conciencia permanente a tu vida diaria”.

Aprendió a llevar una vida equilibrada, sin apegos, invariablemente dedicada a su interior y a mantener el contacto con su Ser Superior. Hoy lleva una vida en paz y rebosante de felicidad, como se ha desapegado de lo externo, entonces nada puede sacarlo del equilibrio, de la felicidad y de la profunda paz que experimenta desde su interior.

Extasíate de la felicidad eterna del alma

Ahora, entiendes entonces que los rostros que observas en tu día a día, muestran placer, aburrimiento o paz temporal. A ti ¿cómo te gustaría vivir? ¿te gustaría que tu rostro reflejara el contagioso y siempre nuevo gozo del Espíritu? Para lograrlo, debes beber una y otra vez de la dicha y felicidad que encontrarás en la meditación profunda, hasta que te embriagues de ese gozo y lo manifiestes cuando duermas, cuando sueñes, cuando estés despierto, y en todas las circunstancias de la vida –que de otro modo tendrían a hacerte arrogantemente feliz o inmensamente triste, o a saturarte de aburrimiento o de paz temporal negativa-. Tu risa debe reflejar desde las profundidades de la sinceridad tu auténtica felicidad. Tu gozo ha de manar de la fuente de la realización de tu alma. Tu sonrisa debe derramarse sobre todas las almas que encuentres y sobre el Universo entero. Cada mirada tuya ha de reflejar tu alma feliz y en paz y extender su contagio a las mentes embargadas de tristeza.

No sigas soñando que eres tan sólo un común ser mortal, condenado a sufrir constantemente altibajos mentales. No importa lo que suceda, recuerda siempre que verdaderamente estás hecho a imagen del Espíritu. El vivo gozo que satura todas las cosas – la Fuente de la Dicha y la Felicidad Cósmica – debe inundarte con su cascada, y filtrarse a través de tus pensamientos, a través de cada célula y tejido de tu ser.

Recuerda: durante muchas horas, en el estado sin ensueños del sueño profundo, que es la percepción inconciente del alma, eres feliz. De igual modo, durante el día, independientemente de lo mucho que te asedien las pesadillas de las pruebas mentales y los inconvenientes que trae la vida, debes mantenerte siempre intimamente lleno de renovado gozo como las eternamente frescas y recientes aguas de un arroyuelo cantarino.

Así como el hombre que bebe frecuentemente licor puede estar ebrio todo el tiempo, así también puedes tú embriagarte de la auténtica felicidad, permaneciendo perpetuamente disfrutando del estado de conciencia que te proporciona el gozo de tu alma, estado alcanzado únicamente con la meditación.

Cuando puedas sentir de manera constante el gozoso estado después de la meditación, vivirás en éxtasis, serás uno con el siempre nuevo gozo de tu alma, y quien quiera que esté a tu alrededor se sentirá atraido e inspirado por ti, así como el continuo contacto con la madera de sándalo llena de fragancia la mano que la sostiene.

Si deseas profundizar el “Arte Divino de Hacer Amigos” te invito a participar del evento online gratuito que se llevará a cabo el 15 de Agosto.




articulo

10 julio, 2015

0Respuestas enEl Gran Desafío: Encontrar la verdadera felicidad"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Protected by WP Anti Spam

Próximo Taller online

imagen taller  del amor

Próximo Taller Presencial

imagen taller  transforma tu vida

Formación de Instructor

formación de instructores

Taller para Empresa

imagen taller para empresa
Alejandra Plaza © Diseño web por DISEÑO FS STUDIO