LOS PILARES DE LA SALUD Y EL BIENESTAR

La alimentación para cultivar un cuerpo saludable es muy importante. Es lo que crea nuestras células, nuestros tejidos, nuestra sangre, nuestros órganos, nuestra piel, nuestro cabello, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos (si, aunque no creas lo que comes influye en tus pensamientos y sentimientos) y en nuestro futuro. Pero más importante aún son los alimentos primarios, divertirse, amar y disfrutar de nuestras vidas, poner nuestro cuerpo en movimiento, tener carreras significativas. Todo lo que nos alimenta a nivel mental, emocional, psicológico y lo que nutre nuestra alma. Después de todo somos seres espirituales en un mundo material y la manera en que vivimos nuestras vidas, la forma como cumplimos nuestra misión en este mundo y nos auto-realizamos influye en nuestra salud y bienestar integral. Todo ello influye de mayor manera en la salud de nuestro cuerpo, mucho más que los alimentos que consumimos.

Muchas personas se sienten oprimidas en sus relaciones, en su trabajo y en su entorno. En parte, esto es porque nos hemos condicionado socialmente a comportarnos en formas que pueden o no pueden alinearse con nuestros auténticos valores y deseos. Con el fin de llevar vidas que sean saludables y equilibradas es importante dejar ir ideas preconcebidas y buscar la auténtica felicidad dentro nuestro.

Al final del día, para sentirnos completamente plenos no se trata de la proteína, los carbohidratos, o si usted es vegano o es carnívoro, o si está comiendo 20% de esto o 30% de esto otro. La comida es importante para tu salud, pero aún más importante es lo que está sucediendo en su corazón. ¿Cómo es su relación de pareja o su matrimonio? ¿Realiza alguna actividad física? ¿Tiene alguna práctica espiritual que funcione para usted? ¿Pasas varias horas del día haciendo algo que no puede soportar? Si es así, ni todas las verduras del mundo, ni los super foods van hacer que se sienta mejor. Una alimentación correcta es preponderante para su salud, pero lo que está sucediendo en su vida y le afecta emocionalmente es aún mucho más determinante.

Integrar cada aspecto de la vida es fundamental para alcanzar la felicidad, el bienestar y la salud perfecta. De la misma manera que una planta se inclina hacia el sol, un ser humano se inclina hacia la luz, y va a buscar tener la mejor vida posible y la mejor relación posible con ellos mismos si solo se le da la oportunidad. Te animo como persona y como Coach en Salud y Bienestar para asumir la responsabilidad de tus necesidades y deseos; y así logre desarrollar una íntima conexión con su cuerpo, mente y alma para que ésta pueda ser una fuerza presente en su vida y ame a los demás a lo largo de su camino.

Detallo a continuación cada área de nuestras vidas la cuáles debemos darle un espacio para revisarlas y así garantizar el bienestar absoluto.

Las relaciones son uno de los aspectos preponderantes que afectan a la salud de la persona.  La relaciones pueden ser complicadas, y sin embargo es uno de los principales nutrientes en la vida de todo ser humano. Aunque nuestra cultura nos individualiza, como seres humanos necesitamos de los demás para garantizar una vida saludable. Relacionarnos con otras personas proporcionan oportunidades para la comodidad, apoyo y principalmente amor, así como oportunidades de crecimiento y de cambio. Otras personas suelen ser espejos de nosotros mismos, así que es lógico que la relaciones tiendan a ser un tema complicado. Nuestras interacciones diarias con las personas, especialmente las que tenemos más cercanas a nuestro corazón juegan un papel vital en la forma que sentimos y como nos vemos en un momento determinado. Y también entender que cada relación que sostienes con los demás es una clara proyección de la relación que sostienes contigo mismo. Mientras más te ames y más autocuidados tengas contigo mismo, más eficazmente podrás comunicar tus necesidades y auténticamente conectarte con otras personas.

El trabajo. Muchas personas pasan días, semanas, meses, años y décadas en trabajos que son diametralmente opuestos a lo que son como seres espirituales. En la sociedad actual, la mayoría de nosotros trabaja al menos ocho horas al día, cinco días a la semana, con solamente una cantidad limitada de tiempo sobrado para la diversión, y para compartir con sus seres queridos.

Teniendo en cuenta que pasamos una gran parte de nuestras vidas trabajando, hay tantas personas que están dispuestas a conformarse con empleos que no se adaptan a su personalidad, estimula sus intereses y le dan sentido y significado a sus días. Pasamos el resto de nuestra vida siendo selectivos acerca de cómo gastamos nuestro dinero, dónde comemos, qué hacemos para divertirnos y a quiénes elegimos como amigos y como pareja. ¿Por qué no aplicamos estas mismas normas a la elección de nuestro trabajo y lo que haremos para ganarnos la vida? ¿por qué no empleamos nuestra vida entera para hacer lo que llena de pasión?. Tener un trabajo significativo que nos llene de entusiasmo, alegría y vitalidad es esencial para una salud perfecta.

Actividad física. Podríamos estar comiendo los alimentos más sanos del mundo, tener un trabajo significativo, pero si no le damos actividad física a nuestro cuerpo, no vamos a lograr una salud integral. Las personas necesitan ejercicio, y sin embargo la mayoría no lo realiza. Algunos de los muchos beneficios de la actividad física incluyen mejorar el funcionamiento de procesos corporales como la digestión, la circulación y la respiración; reducción del riesgo para la enfermedad (especialmente las enfermedades cardíacas y diabetes); reducir del estrés y la ansiedad; un sistema inmune más fuerte; aumento de la energía; y pérdida de peso. Estudios recientes indican que mediante el ejercicio de resistencia, incluso podemos fomentar el desarrollo de nuevas neuronas. Además el ejercicio mejora el estado de ánimo, mejora el sueño y aumenta la confianza. La actividad física es esencial para construir un cuerpo con una salud inquebrantable.

muchos tipos de actividad física, pues esta no debe ser una excusa para no realizarla. Está el yoga que integra muchos aspectos der ser, no solo el físico, pilates, caminar, nadar, bailar, senderismo son ejemplos de ejercicios de bajo impacto. Entrenamientos más vigorosos pueden consistir en correr, manejar bicicleta, kickboxing, entrenamientos de circuito, y ejercicios de cuerpo como lagartijas, estocadas, sentadillas, calistenia. Cualquier ejercicio que haga que eleve su ritmo cardíaco y respire más rapidamente será favorable para su organismo.

Una práctica espiritual. Las personas hoy en día viven una vida en turbulencia. Están ajustando sus tiempos para realizar ese viaje a Europa que tanto han estado esperando, visitan en 20 días todos los países y ciudades posibles, en cada ciudad tienen todo planificado, recorren por todos los sitios turísticos que no pueden perderse. Las personas están viviendo la vida como una carrera, comen mientras conducen, hablan por teléfono mientras cocinan, realizan múltiples tareas con regularidad, en lugar de centrarse en una sola tarea a la vez. Los medios de comunicación nos siguen diciendo que más es mejor, que tener una buena vida consiste en tener una carrera fabulosa, ser exitoso en el trabajo, tener mucho dinero, una gran pareja y buenos hijos. Además de esto, se espera ser socialmente activo, hay que asistir a cada baby shower y boda que nos inviten. Ir a todos los eventos deportivos de nuestros hijos, responder a todos nuestros correos electrónicos a tiempo. Y por supuesto también ser atractivo, apto, sano y estar en paz con quienes somos. Agotador!!!

Vivir de esta forma nos abrumados, nos impide acceder al espacio que necesitamos para conectar con nosotros mismos, con la naturaleza y con la verdadera esencia de la vida. Construimos vidas con tantas complicaciones que carecemos de tiempo para conectar con lo sagrado, sin embargo, todos parecen anhelar esa conexión divina, con algo que está más allá de nuestros sentidos humanos, y más allá de los placeres temporales de la experiencia humana.

No es posible acceder a un estado elevado de salud y bienestar sin integrar una práctica espiritual en nuestra vida. Es curioso, pero cuando las personas reconocen que tienen un propósito y se sienten conectados espiritualmente experimentan menos problemas de salud, tienen menos depresión, y una mayor sensación de vigor y ambición que los que no lo hacen.

Uno de los componentes esenciales al momento de cultivar un estilo de vida saludable es que la persona mantenga una práctica espiritual que funcione para ella, no importa cuál sea esta, pero que lo mantenga conectado con lo Divino.

La espiritualidad para mi abarca muchas cosas. Es confiar en las leyes de la naturaleza y la sincronicidad, sabiendo que estaré en el lugar correcto en el momento adecuado como vivo según mi propósito y mi intuición. Tengo un gran respeto por las leyes y misterios de la naturaleza. Tener una práctica espiritual  ayuda a tomar medidas activas para permanecer en armonía con la tierra y toda su creación. Desde consumir alimentos que se cultiven naturalmente, dedicar tanto tiempo como sea posible al aire libre, salir de la cama cuando ha amanecido e irse a dormir el día está terminando y oscurece. Mantener nuestro cuerpo en una continua alineación con los ciclos del Universo.

Para cada uno la espiritualidad puede ser algo diferente y está bien. Elijas lo que elijas creer te animo a abrazar esta área con un compromiso de corazón y una mente abierta. La espiritualidad tiene el poder alimentarnos, nutrirnos en forma profunda.

2 mayo, 2017
banner taller del amor

Próximo Taller Presencial

imagen taller  el despertar del corazon

Formación de Instructor

formación de instructores

Taller para Empresa

imagen taller para empresa
Alejandra Plaza © Diseño web por DISEÑO FS STUDIO