EL PODER DE CREER EN UNO MISMO

No eres un accidente. No te produjeron en serie.

No eres producto de una línea de montaje.

 Fuiste planeado con deliberación, específicamente dotado y colocado con todo amor en la tierra por El Creador.

 

Para forjar la vida que sueñas tienes que creer que eres capaz de conseguirlo. Tienes que creer que dispones de las herramientas necesarias y que eres capaz de hacerlo. Es fundamental que creer en uno mismo. Ya sea que llames a esto autoestima, confianza, seguridad, simplemente es una creencia profunda de que tienes todo lo necesario para hacer realidad tus sueños. La capacidad, los recursos internos, el talento y la habilidad de conseguir los resultados que estas deseando.

 

Creer en ti mismo es cuestión de ACTITUD

 

Creer en ti mismo es solo una elección, así de sencillo y concreto. Es una actitud que puedes aprender y desarrollar con el tiempo. Aunque ayuda bastante el haber tenido unos padres positivos y que te apoyaran, pero la realidad es que la mayoría de las personas hemos tenido padres normales que sin darse cuenta nos han transmitido sus creencias y prejuicios limitantes que han heredado de sus padres y con los cuales han crecido. Pero bueno, eso ahora tiene que quedar en el pasado y tú debes responsabilizarte por tu autoimagen y por tus creencias. Debes escoger creer que puedes hacer cualquier cosa para la que predispongas tu mente. Ojo “cualquier cosa” porque de hecho, y es verdad que puedes hacerlo.

 

Elimina de tu mente todos los no puedo

 

La frase “no puedo” es la fuerza de negación más poderosa de la psique humana

 

Para tener éxito deberás retirar de tu mente la frase “No puedo” y todas sus variantes como “Ojalá pudiera”, “No creo posible”, “Me gustaría pero”, etc. La frase “no puedo” en realidad te debilita y te desarma. Te vuelves más débil al decirlas. En mis talleres, uso una técnica kinesiológica que aprendí del Dr Wayne Dyer para comprobar la fuerza muscular de las personas al decir diferentes frases sobre uno mismo. Les hago extender el brazo izquierdo a un costado en paralelo al piso, yo lo presiono hacia abajo y les pido que hagan fuerza resistiendo la mía. En una primera instancia puedo medir cuál es su fuerza normal. Luego les pido que piensen en algo que crean que no pueden hacer como “No puedo tocar piano”, “No puedo correr muy rápido”, “No puedo hablar bien en público”, etc. y que lo digan en voz alta. Después les vuelvo a presionar el brazo hacia abajo. Está mucho más débil. Luego les pido que repitan “Puedo hacerlo, si quiero puedo tocar el piano” y de repente el brazo recobra su fuerza.

 

Tu cerebro está diseñado para resolver cualquier problema y alcanzar cualquier meta que te plantees. Las palabras que piensas y te dices afectan a tu cuerpo. Una prueba son los bebés. Gatean e intentan pararse y treparse donde ellos quieran sin detenerse, jamás piensan en la imposibilidad, son totalmente persistentes y creen firmemente que lo van a lograr. Ninguna barrera para ellos es insuperable. Pero poco a poco, a medida que van creciendo, por la relación e influencia de las personas adultas que tienen cerca, padres, tíos, abuelos, profesores, etc., se va condicionando su sentido de invulnerabilidad mediante los abusos emocionales y físicos que reciben de ellos, hasta que dejan de creer que pueden hacer lo que se propongan.

 

Debes eliminar lo antes posible todos los “No puedo” de tu vocabulario.

 

Varios años atrás participe de un taller que se llamaba “Camino de fuego”, me inscribí a ese taller porque prometía que nos enseñaría a caminar sobre fuego, algo que yo pensaba que era imposible. Las imágenes de la publicidad era de personas vestidas de blanco, en una noche oscura con un cielo estrellado caminando sobre brazas. Al comenzar el taller todos sacamos de adentro todos los “no puedo” con los que nos identificábamos, los liberamos en un ritual muy hermoso y poco tiempo después estábamos caminando sobre las brasas rojas ardiendo y nadie se quemó las plantas de sus pies. Fue mágico e increíble ver como muchos de nuestros miedos están solo en nuestra mente, y nuestro mundo es capaz de cambiar en cuestión de segundos al liberar una creencia limitante. Aquella noche aprendimos que la creencia de que no era posible caminar sobre brazas sin quemarse era mentira, y que si la cambiábamos podíamos hacerlo, esa experiencia nos enseñó que de la misma manera podemos cambiar cualquier otra creencia.

 

Lo que los demás piensen de ti no importa

 

Si fuera necesario que los demás crean en ti y en tus sueños para que tú pudieras alcanzarlos, entonces la mayoría nunca hubiera logrado nada. Necesitas basar tus decisiones en lo que quieres hacer con tus metas y tus deseos, no con las metas, deseos, opiniones y juicios de tus padres, amigos, conyugue, hijos, amigos o compañeros de trabajo. Lo que quieres hacer solo es asunto tuyo.  Deja de preocuparte de lo que piensen los demás de ti.

 

¿Conoces la regla 18/40/60? Pues te servirá conocerla. Cuando tienes 18 te importa lo que todo el mundo piensa de ti; cuando tienes 40 te importa un comino lo que los demás piensan de ti y cuando tienes 60 te das cuenta que en realidad nadie estaba pensando en ti. Jajaja así es, nadie está pendiente de ti, así que relájate y persigue tus sueños. La gente está demasiado ocupada de su propia vida, y si en algún momento están pensando en ti, es porque se están preguntando lo que tú estarás pensando de ellos.

 

La gente piensa en sí misma, en su vida, en sus metas y en sus problemas. Si has estado preocupándote por lo que piensan los demás de tus ideas, tus metas, tu ropa, tu pelo, tu casa, tus proyectos, pues pierdes el tiempo, mejor emplea ese tiempo haciendo las tareas que te llevarán a alcanzar tus sueños.

 

En el Reto de Prosperidad te preparamos en 40 días intensos para que te deshagas de los “No puedo”, te liberes de tus miedo y de las creencias que ahora te limitan.

 

Aquí puedes inscribirte RETO DE PROSPERIDAD

 

 

 

Próximo Programa online

banner taller del amor

Próximo Taller Presencial

imagen taller  el despertar del corazon

Formación de Instructor

formación de instructores

Taller para Empresa

imagen taller para empresa
Alejandra Plaza © Diseño web por DISEÑO FS STUDIO