¿QUIERES ELEVAR TU VIBRACIÓN? CULTIVA EL AMOR DIVINO EN TU CORAZÓN

¿Quieres elevar tu vibración?

El mundo en su totalidad ha olvidado el verdadero significado de la palabra amor. El ser humano ha distorsionado tanto lo que significa el amor, que muy poca gente sabe lo que realmente es. El amor impregna cada partícula de la creación, en este sentido es la ignorancia y el sistema que hace que la gente viva sumergida en sufrimiento.

No obstante, definir el amor es muy difícil, es como tratar de explicar el sabor de una piña con solo palabras, hasta que la persona no pruebe la piña será difícil hacer que imagine claramente su sabor. Lo mismo sucede con el amor. Estoy segura que has sentido alguna forma de amor en tu corazón, entonces tienes alguna idea de ello. Sin embargo, posiblemente te falta aprender a desarrollarlo, a purificarlo, y a expandirlo hasta que se convierta en Amor Divino que nace en tu corazón. En el comienzo de la vida, existe una chispa de este Amor Divino en la mayoría de los corazones, pero es común que desaparezca porque el hombre no ha aprendido a cultivarla.

Mucha gente piensa que no tiene ninguna importancia el sentimiento puro del amor en la vida, y menos tratan de comprenderlo. Lo relacionan con el sentimiento a sus parientes, amigos y otras personas, pero eso es solamente apego. Lo más cercano a amor que una persona puede haber sentido es el amor a un hijo. El sublime amor de una madre o un padre a su hijo.

La única forma en la que puedo explicarte lo que es el amor es revelándote su efecto. Si pudieras sentir una partícula de Amor Divino sería tan grande tu gozo, tan arrebatador, que no podrías contenerlo.

Lee cuidadosamente lo que te estoy escribiendo, quiero que lo entiendas, quiero que lo experimentes. La satisfacción del amor no reside en el sentimiento mismo, sino en el gozo que dicho sentimiento proporciona. Listo! eso es. El amor produce gozo. Amamos el amor porque nos brinda una felicidad embriagadora. Por lo tanto, la meta final no es el amor, sino la dicha y gozo que produce.

El Creador es Sat Chit Ananda: La dicha siempre existente, siempre consciente y siempre renovada. Como Esencia Divina somos Sat Chit Ananda individualizada. “Del Gozo venimos, en el Gozo vivimos, y en ese sagrado Gozo nos fundiremos algún día de nuevo”. Todas las emociones elevadas, como el amor, la compasión, el valor, la abnegación, la humildad carecerían de sentido sin el gozo. El gozo evidencia júbilo, una expresión de la Dicha Suprema.

La experiencia humana del gozo se origina en el cerebro, en el centro sutil de la Conciencia Divina que los yoguis denominan Sahasrara, o loto de los mil pétalos. No obstante el verdadero sentimiento de gozo no se experimenta en la cabeza, sino en el corazón. Desde la divina morada de la conciencia de Dios, en el cerebro, el gozo desciende hasta el centro del corazón y allí se manifiesta, en Anahata, el chakra del corazón. Ese gozo proviene de la dicha de Dios, el atributo supremo y esencial del Espíritu.

Si bien el gozo puede surgir acompañado de ciertas condiciones externas, no está sujeto a condicionamientos y, a menudo, se manifiesta sin una causa material. Algunas veces te levantas por la mañana y te sientes lleno de alegría, como si estuvieras “flotando”, pero no sabes cuál es el motivo. Y cuando te sientas y te sumerges en el silencio de la meditación profunda, te inunda el gozo que surge de tu interior y que no está provocado por estímulos externos. El gozo de la meditación es irresistible. Quienes no han experimentado el silencio de la auténtica meditación no saben que es el verdadero gozo.

Sentimos alegría cuando logramos satisfacer un deseo; sin embargo, en nuestra niñez en muchas oportunidades experimentamos en el corazón una súbita felicidad que parece no venir de ninguna parte. El gozo al parecer se expresa bajo ciertas condiciones, pero no eso no es así, el gozo no es creado por dichas condiciones. “!Oh, qué feliz soy!” puede decir un niño cuando comparte juegos con sus amiguitos en el parque, o un adulto cuando ha cerrado un contrato que le generará una suma cuantiosa de dinero, estos acontecimientos han actuado como el golpe que abre una brecha y permite que brote abruptamente un manantial de gozo desde el oculto depósito de dicha que se encuentra en nuestro interior. Así pues en la experiencia humana, se suele requerir la presencia de ciertos acontecimientos para que se manifieste el gozo, pero la alegría misma, es el estado inherente y perene del alma. El amor es también inherente al alma, pero es secundario con respecto al gozo; el amor no podría existir sin el gozo. ¿Puedes imaginar el amor sin gozo? No, porque el gozo siempre acompaña al amor. Cuando hablamos de la desdicha causada por un amor no correspondido, estamos refiriéndonos a un anhelo insatisfecho. La verdadera experiencia del amor siempre está acompañada por el gozo.

8 julio, 2017

Próximo Programa online

banner taller del amor

Próximo Taller Presencial

imagen taller  el despertar del corazon

Formación de Instructor

formación de instructores

Taller para Empresa

imagen taller para empresa
Alejandra Plaza © Diseño web por DISEÑO FS STUDIO