Conéctate a la Fuente Interna de Amor

Como seres humanos, tenemos el deseo y la necesidad de amar profundamente y ser amados. Esta es la necesidad emocional más vehemente que tenemos en nuestra existencia. Para amar a los demás y aceptar plenamente el amor de los demás, primero debemos amarnos incondicionalmente a nosotros mismos. Esto no es lo mismo que ser narcisista, el cual sería nuestro ego hablando, sino que se trata de comprender quiénes somos realmente debajo de todas las etiquetas, creencias y sombras; sentir que estamos conectados con todo lo que nos rodea y así experimentarnos  a nosotros mismos como el Amor verdadero. Para lograr esto, conectarse a la Fuente Interna de Amor es vital.

Hay muchos pasos a seguir, cuestas a escalar a lo largo del viaje hacia el auténtico amor propio. No sucede de la noche a la mañana. De hecho, hay muchos obstáculos en nuestro camino que nos impide experimentar el amor propio tan fácilmente. Entonces, primero debemos liberar esos obstáculos que se interponen en el camino, acceder y conectarnos con esa fuente interna e infinita de amor y, en última instancia, comprender nuestra verdadera naturaleza, como seres de Amor que somos.

Honrar nuestra naturaleza única

Venimos al mundo y aprendemos rápidamente que tenemos una identidad única y separada. Nos dan un nombre y nos ponen varias etiquetas, generalmente basadas en los intereses y deseos de nuestros padres o de la sociedad. Luego, crecemos identificándonos o esforzándonos por hacerlo con estas etiquetas, aunque en el fondo sabemos que somos más que solo eso. A medida que aprendemos a identificarnos cada vez más con nuestros roles como seres humanos separados y desconectados, olvidamos quiénes somos en nuestra esencia.

Tener una identidad humana separada es necesario. Nos da la oportunidad de jugar, interactuar con otros y experimentar el mundo a través de nuestra mente y cuerpo. En Ayurveda, nuestro tipo único de mente y cuerpo se conoce como dosha, que describe un conjunto único de cualidades y tendencias que nos hacen ser seres auténticos, únicos y genuinos.

Con nuestra combinación única de cualidades de la naturaleza, recibimos un conjunto igualmente único de talentos y habilidades. Estos doshas son Vata, Pitta y Kapha, cada uno con sus propios dones naturales.

Los tipos Vata, por ejemplo, están constituidos principalmente por espacio y el aire, y nacen con creatividad, ligereza y energía naturales.

Los Pitta están constituidos principalmente por fuego, estando dotados de un impulso y una determinación natural, así como de una fuerte digestión.

Los Kapha están constituidos por tierra y el agua, tienen la capacidad natural de estar tranquilos y firmes en una tormenta, además de contar con una fuerte inmunidad.

Aunque todos tenemos todos los doshas en nuestra constitución y las cualidades de los mismos dentro de nosotros como creación perfecta, cada uno de nosotros tiene una proporción única de estas cualidades.

En nuestro viaje hacia el amor propio, el primer paso, desde una perspectiva ayurvédica, es comprender nuestro dosha y honrar los dones y talentos únicos que acompañan a ese dosha. Entonces, tenemos que comenzar a vernos a nosotros mismos como una hermosa expresión de la naturaleza, en lugar de querer ser diferentes a la creación única y perfecta que ya somos. Cuando nos damos cuenta que estamos aquí con el fin de usar nuestras habilidades naturales para servirnos a nosotros mismos y al mundo, podemos cultivar esos dones y crear significado y propósito en nuestra vida. Esto nos ayuda a aprender qué crea equilibrio y nos permite tomar las mejores decisiones para nuestro bienestar y felicidad. Cuando tomamos decisiones que nutren nuestra mente y nuestro cuerpo, estamos realizando actos de amor propio todos los días.

El camino hacia el amor auténtico inicia con aceptar quién somos. Reconocer, valorar y apreciar nuestros dones y talentos naturales. Honrar las cualidades de nuestra mente y cuerpo que son únicas en la creación, lo que nos hace ser diferentes y ser quien verdaderamente somos. El amor verdadero es reconocer esto y simplemente honrarlo y amarlo, sin desear, ni intentar cambiar nada.

Estas frases tendrían que quedar grabadas en nuestra mente y alma.

  • Amo y agradesco mis dones y talentos naturales.
  • Honro las cualidades únicas de mi mente y mi cuerpo que hacen que sea quien soy.
  • Me amo profundamente tal y como soy.

Nunca lograremos ser buenos en algo si negamos nuestra naturaleza e intentamos ser una copia de otro. Podríamos ser realmente grandes; si reconocemos, honramos y potenciamos nuestros dones y talentos únicos.

Tu Super Poder, tu formula ganadora

 se encuentra precisamente en lo que te hace diferente a los demás.

Barreras que trascender que impiden que nos amemos completamente

¿Qué se interpone en el camino de amarnos completamente a nosotros mismos?, ¿Cómo pasamos de ser amor a sentirnos no amados y separados?

Desde el momento en que nacemos comenzamos a crear una identidad individual y separada para poder participar en el mundo. Como parte del yo separado, comenzamos a mirar hacia afuera para entender cómo podemos satisfacer nuestras necesidades básicas, como seguridad física, alimento, vestimenta, casa, educación.

Y como seres sociales, miramos también hacia afuera para satisfacer nuestras necesidades emocionales. Buscando inicialmente el amor de nuestros padres, y quizás luego de la familia extendida y posiblemente de otros que se hicieron cargo de nosotros cuando éramos niños. Cuando satisfacemos esas necesidades, nos sentimos cómodos con quienes somos y sentimos ese amor como una expresión del amor dentro nuestro. Sin embargo, cuando esas necesidades no se logran satisfacer, entonces puede interferir con nuestra capacidad de conectarnos con la Fuente de Amor Interna.

Entendemos entonces que nuestra necesidad emocional más profunda es el amor incondicional, que puede ser expresado de diversas maneras. Los psicólogos han descrito las formas en que nos sentimos amados como nuestras necesidades emocionales centrales. Éstas incluyen:

Atención: alguien que nos escuche profundamente.

Afecto: alguien que se preocupe verdaderamente por nosotros.

Aprecio: alguien que ve, reconoce y valora nuestros dones y talentos naturales.

Aceptación: alguien que nos ve como somos, nos ama incondicionalmente y no intenta cambiarnos.

Cuando nuestros padres o cuidadores iniciales no pudieron satisfacer estas necesidades, es posible que no hayamos logrado aprender a amarnos a nosotros mismos incondicionalmente.

Cuando miramos hacia afuera para intentar satisfacer nuestras necesidades emocionales, estamos buscando una referencia de objeto, eso quiere decir que estamos buscando el amor afuera nuestro, nuestras necesidades emocionales deben ser satisfechas por alguien o algo externo. Y aunque de niños esto era necesario, a medida que nos hacemos adultos, podemos comenzar a cambiar a un lugar de auto referencia, esto significa que satisfacemos nuestras necesidades desde adentro, amándonos nosotros mismos.

Nuestra opinión es lo único que debe importar

Satisfacemos nuestra necesidad de atención escuchando nuestra voz interior, a través de prácticas como la reflexión, la contemplación y la meditación.

Nos damos cariño cuidando nuestra mente y cuerpo a través de prácticas de vida saludables y auto cuidado.

Nos apreciamos a nosotros mismos al reconocer y honrar nuestros dones y talentos únicos.

Nos aceptamos a nosotros mismos al ver nuestro completo y auténtico yo sin la necesidad de cambiarlo o de querer que alguien más lo apruebe.

Hay un lugar dentro nuestro que está libre de los pensamientos y opiniones del mundo exterior, libre de las creencias limitantes del pasado. Es la fuente de amor dentro nuestro y tenemos acceso a ella todo el tiempo. Al acceder a esta fuente, nos volvemos más auto referentes, obteniendo nuestra atención, afecto, aprecio y aceptación desde adentro.

Amar al yo de las sombras

Amarnos plenamente a nosotros mismos significa ser capaces de ver nuestros dones y talentos únicos, así como aceptarnos a nosotros mismos sin juzgarnos y sin necesidad de querer modificarnos. Esto incluye las partes que sentimos que son  nuestra «sombra».

¿Qué es el ‘yo de la sombra’? Hay muchas formas de describir esto, pero en esencia es la parte de nuestra personalidad que tratamos de esconder de los demás y, a veces, de nosotros mismos. Aprendemos a lo largo de nuestras vidas que hay rasgos que no son aceptables para nuestra familia o sociedad. Comenzamos a esconder esas partes y solo mostramos y nos reconocemos a nosotros mismos con las partes que se han considerado «aceptables». El problema con esto es que cuanto más tratamos de no mostrar esos aspectos de nosotros mismos, más difícil y doloroso se vuelve.

Además, nuestras características de sombra pueden llevarnos a comportamientos poco saludable. Por ejemplo, cuando éramos niños si mostrábamos nuestras emociones de manera natural y espontánea, como llorar cuando estábamos molestos, y si algunas personas adultas nos ridiculizaron o criticaron; aprendimos a esconder nuestras emociones en lugar de expresarlas de una manera asertiva y saludable. Como adultos, ahora sentimos que somos «débiles» y ocultar o rechazar nuestro yo emocional. Esto conduce a sostener una dinámica poco saludable en nuestras relaciones. También obstaculiza la oportunidad de experimentar el amor propio, ya que no nos estamos pemitiendo el amarnos por completo.

La realidad es que solo podemos experimentar el mundo relativo como contraste. Solo podemos entender la luz contrastándola con la oscuridad. Solo entendemos el día teniendo el opuesto, la noche. Entonces, cada aspecto de nosotros mismos viene naturalmente con lo contrario. Por ejemplo, hay momentos en que somos desinteresados, cuando anteponemos las necesidades de los demás a las nuestras, e inherentemente vienen momentos en los que necesitamos ser egoístas, poner nuestros intereses y cuidado personal en primer lugar. Cuando tomamos conciencia y aceptamos todos los aspectos de nosotros mismos, podemos mantener estos opuestos en equilibrio. Cuando tratamos de ocultar un aspecto de nosotros mismos, en realidad puede crecer y luego mostrarse a través de comportamientos inconscientes y poco saludables.

Abrazar nuestra sombra es esencial en el viaje hacia la auto-conciencia y el amor propio. Cuando hacemos las paces con todos los aspectos de nosotros mismos, automáticamente hacemos las paces con el mundo.

Convertirnos en amor verdadero

El paso final en nuestro viaje de amor propio es SER el amor mismo, donde no solo experimentamos el amor, sino que nos identificamos como Amor. Hacer esto requiere que abandonemos el apego y la identidad con nuestro cuerpo físico, así como con nuestros pensamientos y emociones. Debemos darnos cuenta de que no somos las sensaciones físicas en constante cambio que llamamos «un cuerpo», y no somos las experiencias mentales temporales que llamamos «pensamientos o emociones». En cambio, comenzamos a identificarnos con la conciencia misma; la conciencia de presenciar la actividad del cuerpo y la mente.

Existimos en la conciencia del momento presente. Y cuando experimentamos el momento presente plenamente, nos despojamos de las definiciones externas del ego de quiénes somos, y nos convertimos en amor puro. Esta es la esencia de lo que somos. Cuanto más hacemos esto, más somos capaces de vernos solo desde la perspectiva del amor y menos de ver al mundo y a nosotros mismos desde cualquier perspectiva que no sea el amor. Abrazamos todos los aspectos de nosotros mismos cuando los opuestos se fusionan en nuestro verdadero Ser, Amor infinito e ilimitado.

La meditación es una práctica que nos permite experimentarnos a nosotros mismos como conciencia pura y, en última instancia, es la puerta de entrada para experimentar más amor en nuestras vidas. Con la práctica regular comenzamos a abrazar todo lo que somos en el mundo relativo y también vemos claramente que somos el Universo y el potencial infinito. Cuando practicamos el amor propio, permitimos que el amor ocupe el lugar que le corresponde en el centro de nuestras vidas, y todas nuestras experiencias de vida se convierten en una oportunidad para SER amor. En lugar de juzgarnos o resentirnos con nosotros mismos o con los demás, vivimos desde el nivel de conciencia del corazón y despertamos a la fuente del Amor dentro de nosotros. Nos entendemos a nosotros mismos no como nuestras experiencias físicas y mentales transitorias, sino como la fuente infinita y eterna del Amor Universal.

Comparte este post con tus amigos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Proximo taller

Meditación con Sonido Primordial

Meditación

Post relacionados

La Carta Astral Védica como guía espiritual en la Vida

julio 12, 2024
Carta Astral Védica
La astrología védica, también conocida como Jyotish, es una antigua ciencia de la India que estudia la influencia de los astros en la vida humana. La Carta Astral Védica es una herramienta poderosa que proporciona una visión profunda de la personalidad, los talentos y las circunstancias de vida de una persona. Contar con la guía de un astrólogo védico puede transformar significativamente la vida de una persona, ofreciendo claridad, dirección y soluciones a problemas específicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TODOS LOS CHAKRAS

CHAKRA 7 SAHASRARA

CHAKRA 6 AJÑA

CHAKRA 5 VISHUDDHA

CHAKRA 4 ANAHATA

CHAKRA 3 MANIPURA

CHAKRA 2 SVADHISHTHANA

CHAKRA 1 MULADHARA