Las 3 fuerzas de la naturaleza

Vivimos en un universo mágico, repleto de grandes fuerzas de vida y muerte, de creación y destrucción. En todas partes existen poderes divinos cuyo propósito es llevarnos a una mayor paz y comprensión. Pero también existen fuerzas omnipresentes, que no son divinas y que trabajan para llevarnos hacia abajo y mantenernos en la confusión. La verdad y la falsedad, la ignorancia y la iluminación espiritual forman la luz y la oscuridad, la iluminación y las sombras del mundo.

En esta dualidad básica de la creación luchamos no sólo para sobrevivir sino también para encontrar un sentido a nuestras vidas. Tenemos que aprender a navegar a través de estas corrientes contrarias para poder aprovechar la fuerza espiritual ascendente y evitar la inercia descendente que nos aleja de lo espiritual. La naturaleza es una manifestación de la Madre Divina y el universo es su obra de conciencia. La Madre Divina proporciona no sólo el crecimiento y la expansión material las cuales tienen un movimiento hacia afuera, pero también favorece nuestro crecimiento y desarrollo espiritual, las cuales tienen un movimiento hacia adentro.

La naturaleza posee una energía cualitativa a través de la cual nosotros podemos expandir la sabiduría o contraerla hasta llegar a la ignorancia. Las funciones de la naturaleza que se manifiestan a través de fuerzas conscientes o espíritus, pueden ser iluminadoras u oscuras, sanadoras o destructoras. La mayoría de estos poderes son desconocidos para nosotros y no sabemos cómo usarlos. Formados como estamos, en una manera racional y científica, enfocados a mirar hacia el exterior, carecemos de la capacidad de percibir las fuerzas sutiles ocultas en el mundo que nos rodea. Sin embargo, para cualquier posibilidad de sanación mental auténtica, debemos entender estas fuerzas y aprender a trabajar con ellas, tal como existen, no sólo en el mundo, sino también en nuestra propia psique.

Ayurveda proporciona un lenguaje especial para la comprensión de las fuerzas de la Naturaleza y nos muestra cómo trabajar con ellas en todos los niveles. De acuerdo al Yoga y al Ayurveda, la Naturaleza se compone de tres cualidades primordiales, las principales potencias de la Inteligencia Cósmica que determinan nuestro crecimiento espiritual. En sánscrito se denominan Gunas, que significa “lo que une” ya que al no comprenderlas, estas nos mantienen atados al mundo exterior.

  1.  Sattva – inteligencia, confiere equilibrio.
  2.  Rajas – energía, provoca desequilibrio.
  3.  Tamas – sustancia, crea inercia.

Los tres Gunas son las cualidades más sutiles de la naturaleza que subyacen en la materia, la vida y la mente. Son energías a través de las cuales se manifiesta no sólo la mente superficial sino también las funciones más profundas de la conciencia. Son los poderes del alma que determinan los karmas y crean los deseos que nos impulsan desde el nacimiento hasta la muerte.

Los Gunas se adhieren en la naturaleza misma como su potencial básico para la diversificación. Las combinaciones distintas de los tres Gunas abarcan todos los objetos del universo. La evolución cósmica consiste justamente en la mutua interacción y transformación de estas tres cualidades. Los tres gunas conforman un nivel más profundo que los tres doshas y nos ayudan a conocer las funciones de nuestra naturaleza mental y espiritual.

SATTVA es la cualidad de la inteligencia, de la virtud y de la bondad, crea armonía, equilibrio y estabilidad. En la naturaleza, representa lo ligero (no denso) y lo luminoso. Posee un movimiento hacia adentro y hacia arriba y nos lleva al despertar del alma. Sattva proporciona felicidad y satisfacción duradera. Es el principio de la claridad, de la amplitud y de la paz, es la fuerza del amor que une todas las cosas.

RAJAS es la cualidad del cambio, de la actividad y de la turbulencia. Introduce un desequilibrio que altera el balance existente. Rajas se motiva en la acción, siempre buscando una meta o un fin que le otorgue poder. Su movimiento actúa de adentro hacia afuera y produce acciones egoístas que llevan a la fragmentación y a la desintegración. A corto plazo, Rajas es estimulante y proporciona placer, pero su naturaleza hacia el desequilibrio, se distorsiona rápidamente en dolor y sufrimiento. Es la fuerza de la pasión que provoca angustia y conflicto.

TAMAS es la calidad de la apatía, de la oscuridad y la inercia, es pesado y su acción obstaculiza creando un velo frente a nosotros. Funciona como la fuerza de gravedad que retrasa las cosas y las mantiene en determinadas formas limitadas. Posee un movimiento descendente que origina la descomposición y la desintegración. Tamas trae consigo la ignorancia, las ilusiones falsas de la mente y promueve la insensibilidad, el sueño y la pérdida de conciencia. Es el principio de materialidad o de inconsciencia que mantiene la conciencia bajo un velo.

CORRESPONDENCIAS ENTRE LOS TRES GUNAS

SATTVA – RAJAS – TAMAS

 SATVARAJASTAMAS
ColorBlanco: pureza, armoníaRojo: acción, pasiónNegro: oscuridad e ilusión
TiempoDía, claridadSalida y puesta del sol, crepúsculo, transiciónNoche, oscuridad
EnergíaNeutral o balanceadaPositiva, provoca el movimientoNegativo, retarda el movimiento
MundosCielo o espacio, la región de pazAtmósfera, la región de las tormentasTierra, mundo de la gravedad y la inercia
Nivel del cosmosCausal o idealSutil o astral, forma puraBurdo o físico
Reinos de la naturalezaSeres espirituales: dioses, diosas y sabiosMundo humanoReino animal, mineral y vegetal
Estados de concienciaDespiertoSueñosSueño profundo

SATTVA Y LA MENTE

Por lo general, la mente y la conciencia son naturalmente el dominio de Sattva. En sánscrito, la conciencia misma es llamada Sattva. No podemos percibir nada correctamente a menos que la mente esté tranquila y lúcida. Sattva engendra lucidez, a través de la cual percibimos la verdad de las cosas, y nos brinda luz, concentración y devoción. Rajas y Tamas son factores donde falta la armonía mental, causan agitación y falsas ilusiones. Se manifiestan en la imaginación nefasta y la percepción errónea.

Rajas crea la idea falsa de que el mundo exterior es real y nos orienta a buscar la felicidad fuera de nosotros mismos. De este modo nos induce a perder la pista de nuestra paz interior. Rajas crea deseo, distorsión, turbulencia y disgustos emocionales. Predomina en el aspecto sensorial de la mente porque los sentidos están siempre en movimiento, buscando distintas cosas. Mientras estemos inmersos en la búsqueda de placeres sensoriales seguiremos experimentando la inestabilidad de Rajas.

De Tamas emana la ignorancia que vela nuestra verdadera naturaleza y debilita nuestra capacidad perceptiva. Es a través de ella que emana la idea del ego o del “yo” individual, que nos mantiene en un sentimiento de soledad y de aislamiento. Tamas predomina en la conciencia que se identifica con el cuerpo físico, el cual es torpe y limitado. Mientras nuestra identidad y nuestro bienestar sean principalmente físicos, no saldremos del reino oscuro de Tamas.

Sattva es el balance de Rajas y Tamas, combinando la energía de Rajas con la estabilidad de Tamas. Al aumentar Sattva, se gana paz y armonía, y vuelve a la Naturaleza Primordial y al Espíritu Puro en la cual se encuentra la liberación. Sin embargo, la inclinación de Sattva puede aferrarse a la virtud y limitar la mente. Por esta razón debemos esforzarnos por desarrollar Sattva puro, que es su forma de desapego, la cual no se aferra a sus propias cualidades. El Sattva puro no condena a Rajas ni a Tamas, sino que comprende su existencia y sus funciones en la armonía cósmica, ya que son factores externos de vidas y cuerpos alejados de nuestra verdadera naturaleza.

Cuando Sattva puro prevalece en nuestra conciencia, podemos trascender el tiempo, el espacio y descubrir nuestro Yo eterno. El alma recobra su pureza original y su unidad con lo Divino. El desequilibrio de los tres Gunas nos lleva al proceso de la evolución cósmica, a través del cual el alma evoluciona en los distintos reinos de la naturaleza y experimenta el nacimiento y la muerte, la felicidad y el dolor en distintos cuerpos. El movimiento de los tres Gunas coincide con el de la creación.

Sattva, el estado de equilibrio, propicia la salud verdadera y sanación. La salud es sustentada por una vida Sáttvica en armonía con la Naturaleza y con nuestro Ser interno, cultivando la pureza, la lucidez y la paz. Rajas y Tamas son factores que causan enfermedades. Rajas causa dolor, agitación y la disipación de la energía. Tamas trae consigo el estancamiento, el deterioro y la muerte. Rajas y Tamas suelen trabajar juntos. Rajas produce la expresión excesiva de energía, lo que eventualmente conduce al agotamiento en donde predomina Tamas.

Por ejemplo, demasiada comida picante, el abuso de alcohol y los excesos sexuales son cualidades estimulantes o rajásicas. Con el tiempo conducen a condiciones tamasicas como la fatiga y el colapso de la energía. A nivel psicológico, demasiado Rajas o emoción turbulenta conduce a Tamas, que es torpeza mental y depresión.

TIPOS MENTALES DE ACUERDO A LOS GUNAS

El que Sattva predomine en nuestra naturaleza es la clave para la salud, la creatividad y la espiritualidad. Las personas sáttvicas poseen una naturaleza armónica y adaptable que las protege de las enfermedades, tanto físicas como mentales. Tienden al equilibrio y poseen una paz mental que aniquila la raíz psicológica de la enfermedad. Son apreciados por los demás y saben cuidarse a sí mismos. Ven la vida como un aprendizaje y resaltan siempre lo positivo en todas las cosas, incluso durante la enfermedad, se esfuerzan por comprender y no suprimir.

Las personas rajasicos tienen buena energía, pero se queman a través de la actividad excesiva. Sus mentes son generalmente agitadas y rara vez están en paz. Tienen opiniones fuertes y buscan obtener el poder sobre los demás, a menudo sin importar los medios. Son impacientes e incoherentes ante sus problemas y no toman el tiempo o la responsabilidad para mejorar. Le echan la culpa a otros por sus problemas, incluso a sus terapeutas.

Las personas rajasicos suelen lograr sus objetivos, y por lo general, controlan sus vidas. Sin embargo, no son conscientes del propósito espiritual de la vida y están dominados por el ego en su búsqueda de la felicidad. Cuando pierden el control, la vida suele traerles perturbaciones, que producen gran sufrimiento. Incluso cuando cumplen sus metas, se encuentran con que aún no están satisfechos.

Los individuos tamásicos tienen bloqueos psicológicos arraigados profundamente. Su energía y sus emociones tienden a estancarse y a ser reprimidas. En realidad, no saben bien cuáles son sus problemas. No buscan un tratamiento adecuado, y por lo tanto, tienen una mala higiene o malos hábitos de cuidado personal. Aceptan sus condiciones como fatalidades y no sacan partido de los métodos que pudieran aliviar sus problemas. Se dejan dominar por otras personas y por influencias negativas y no les gusta responsabilizarse de sus vidas. Prefieren no enfrentar sus problemas y no permiten que otros se enteren de estos, lo cual sólo hace que sus problemas se agraven.

La meditación lleva a la persona a desarrollar rápidamente una mente sáttvica.

Ebook Recomendado:

APRENDE A INICIARTE EN EL ARTE DE LA MEDITACIÓN

Cualquier persona que quiera comenzar un camino de transformación personal y autorrealización, el primer paso que tiene que dar es incursionar en la práctica de la meditación.

Este ebook te guiará por un camino amoroso, sencillo y de fácil acceso para que puedas comenzar lo antes posible. Una vez hayas dado tus primeros pasos, tengas una práctica y disciplina diaria con la meditación, empezarás a ver cambios en ti y en el mundo. Ahí yo te animaré a que des un paso más y obtengas tu mantra personal, para que puedas meditar con él y empieces a experimentar estados elevados de conciencia.

 
 

Comparte este post con tus amigos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Proximo taller

ARTHA: El camino interior hacia la abundancia

Artha

Post relacionados

El Yoga de la Abundancia

enero 24, 2024
El Yoga de la Abundancia
Aunque parezca sorprendente unir estas dos palabras, YOGA y ABUNDANCIA tienen mucho en relación. Entendemos al yoga en occidente como una actividad física, algunos la reconocen hasta como un deporte, otros como un medio para relajarse; pero el yoga no es eso, es mucho más que una actividad meramente física, es más bien una actividad y un estado de la conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TODOS LOS CHAKRAS

CHAKRA 7 SAHASRARA

CHAKRA 6 AJÑA

CHAKRA 5 VISHUDDHA

CHAKRA 4 ANAHATA

CHAKRA 3 MANIPURA

CHAKRA 2 SVADHISHTHANA

CHAKRA 1 MULADHARA