UN NUEVO NACIMIENTO – VOLVER A LA TIERRA EN FORMA HUMANA

Acabas de ingresar al útero, reaccionas a esto y te preguntas “¿Qué he hecho? He estado libre del aprisionante cuerpo mortal durante tanto tiempo, deslizándome en un etéreo cuerpo luminoso, y ahora me encuentro nuevamente atrapado en una forma física”. Sin embargo a medida que transcurren los 9 meses, te habitúas a éstas nuevas condiciones, es tan solo el inicio a una nueva vida en forma humana. Nueve meses en la oscuridad, en la cual te ves obligado a respirar a través de otra persona, a comer a través de otra persona, y a recibir tu sangre y el poder de la circulación a través de otra persona. Tu dependencia es total. Te sientes impotente y ruegas por salir de una vez de ahí.

Son nueve meses aproximadamente en la que estás en la oscuridad, atado a un solo sitio, experimentando ocasionalmente recuerdos de una vida pasada alternados con periodos de sueño. Cuando esos recuerdos de tu vida pasada se hacen presentes en tu memoria, luchas dentro del útero materno. Los periodos de sueño y vigilia que tenías cuando te encontrabas en el vientre de tu madre no eran los mismos que tenía tu madre, eran totalmente independientes. Los impulsos que te inducían a moverte y agitarte provenían de recuerdos que conserva tu alma del pasado, éstos te incitaban a agitarte inquietamente dentro del cuerpo materno, hasta cansarte y dormirte, para luego despertarte y agitarte nuevamente. Sentías hambre, inmediatamente esa sensación fue satisfecha a través de los elementos nutritivos de la sangre de tu madre.

Cerca de los 4 a 5 meses comenzaste a escuchar levemente las vibraciones de los latidos cardíacos y la circulación de tu madre, estos sonidos te hicieron adquirir consciencia de tu cuerpo y despertaron nuevamente el deseo de ser libre.

Pasados los 6 meses empezaste a sentir lo que sentía tu madre, alegría, tristeza, desazón, preocupación, paz y amor. Las vibraciones de cada emoción hicieron eco en tu corazón y resonaron con tu cuerpo emocional que estaba fusionado al de tu madre a medida que ibas creando tu propia individualidad. Cerca de los 7 meses ya habías perdido casi todo recuerdo de tu vida pasada y comenzaste a sumergirte en ésta nueva vida, sentías continuamente la presencia de tu madre y de otras personas que ella frecuentaba. Si tu madre se enojaba por algo lo sentías, si estaba preocupada lo sentías y te ponías triste también. Si se alegraba y estaba feliz inmediatamente te alegrabas tú también. La influencia de sus vibraciones eran tan fuertes que no podías evitar sentir lo que ella sentía en su corazón. Muy pronto comenzaste a notar que tenía sentimientos específicos hacia ti, qué alegría te daba cuando te hablaba y sentías ese amor puro que nunca más volviste a sentir, nadie es capaz de amar tan profundamente como una madre lo hace, ni siquiera un padre, el amor de mamá es el más parecido al amor de Dios, nadie es capaz de amar de una manera tan entregada como lo hace una madre, así que esa fue tu experiencia de amor más grande que has tenido en tu vida. Pero si las circunstancias de tu concepción no fueron las ideales, tal vez no fuiste deseado y te concibieron por accidente, pues en vientre lo percibiste y posiblemente ese sea el dolor que cargas en tu vida. O tal vez naciste niña y tu familia esperaba un niño, u otra razón; pero claro está que todo lo que tu madre sintió en el embarazo a cerca de ti ha quedado grabado en tu consciencia.

Es así como la primera experiencia del alma en una nueva encarnación constituye la lucha entre estas dos ideas: el deseo de retornar a la tierra en una nueva forma humana  y el deseo de experimentar la libertad de no disponer de forma alguna.

El confinamiento del alma se inicia en una forma semejante a la de un pez (dotada de una pequeña cola), la cual se transforma progresivamente en una forma animal doblada dentro del útero. En este estado, aparecen ocasionalmente recuerdos de vidas pasadas, el embrión se agita: dicha agitación aumenta a medida que la criatura va adquiriendo una forma humana dentro del vientre materno. El alma exclama ¡Déjame salir por favor!, y cuando semejante deseo se vuelve lo suficientemente intenso, se produce el nacimiento. Los niños prematuros son almas dotadas de una voluntad extremadamente fuerte, que no desean permanecer nueve meses en el cuerpo de la madre, razón por las que nacen prematuros.

El aliento de vida

El niño ingresa a éste mundo llorando. Este hecho se debe a que el alma recuerda aún sus encarnaciones y se resiste a la idea de volver a la Tierra y recomenzar una nueva batalla de vida.

El llanto del recién nacido se explica fisiológicamente como el proceso que abre los pulmones para dar comienzo a la respiración, el primer grito de la criatura es el esfuerzo por activar los pulmones e iniciar el flujo respiratorio. Al nacer la criatura y producirse la primera respiración, el alma, que se encontraba semiadormilada, se convierte en un ser viviente, dotado de una vida independiente. “Dios…. Insufló en sus narices aliento de vida, y resulto el hombre un ser viviente”

El cuerpo humano está compuesto de 16 elementos materiales básicos, los cuales son sostenidos y activados por 19 elementos energéticos sutiles. Éstos pueden ser condensados en conciencia pura. Las palabras “resulto el hombre un ser viviente” se refieren al hecho de que el cuerpo físico del hombre corriente, el cual está constituido por sustancias químicas (el “polvo del suelo”), debe aspirar oxígeno para mantenerse es ésta Tierra, como fue ordenado por Dios cuando por vez primera “insufló en sus narices aliento de vida”.

Al nacer, el niño parpadea ante la luz, escucha sonidos, huele, gusta y respira. Y comprueba así que las condiciones parecen ser normales: dispone nuevamente de un cuerpo físico. Su resistencia prenatal al nacimiento termina con su primera respiración, con la cual maya (la ilusión cósmica que nos hace creer que la “existencia” depende del cuerpo y de la respiración) se apodera de él. Y se siente una vez más atraído hacia el mundo físico. Una nueva vida comienza, un nueva aventura de crecimiento y transformación.

Comparte este post con tus amigos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Proximo taller

Meditación con Sonido Primordial

Meditación

Post relacionados

La Carta Astral Védica como guía espiritual en la Vida

julio 12, 2024
Carta Astral Védica
La astrología védica, también conocida como Jyotish, es una antigua ciencia de la India que estudia la influencia de los astros en la vida humana. La Carta Astral Védica es una herramienta poderosa que proporciona una visión profunda de la personalidad, los talentos y las circunstancias de vida de una persona. Contar con la guía de un astrólogo védico puede transformar significativamente la vida de una persona, ofreciendo claridad, dirección y soluciones a problemas específicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TODOS LOS CHAKRAS

CHAKRA 7 SAHASRARA

CHAKRA 6 AJÑA

CHAKRA 5 VISHUDDHA

CHAKRA 4 ANAHATA

CHAKRA 3 MANIPURA

CHAKRA 2 SVADHISHTHANA

CHAKRA 1 MULADHARA