La Sombra en nuestras Relaciones

Aprendemos del dolor emocional en nuestras relaciones, ahí también se hace presente La Sombra.

Somos el microcosmos del macrocosmos, eso significa que cada cualidad o defecto que vemos en otros, esta presente también en nosotros. Poseemos cada emoción o característica humano ya sea activa o durmiente, consciente o inconsciente. No hay nada que podemos ver o concebir en nuestro mundo que no seamos nosotros mismos. Somos todo lo que consideramos bueno o malo en otras personas.

Como somos dualidad, en consecuencia nuestro mundo es dualidad también.

¿Cómo podríamos conocer la valentía si nunca conocimos el temor? ¿Cómo podríamos conocer la felicidad si nunca conocimos la tristeza? ¿Cómo podríamos conocer la luz si nunca conocimos la oscuridad? Tenemos que experimentar ambos polos para percibir la creación en su totalidad. Toda la vida se basa en estos sistemas de códigos de pares opuestos.

¿Pero qué pasa cuando lo que proyectamos es nuestra sombra, nuestro lado oscuro? Aunque nuestra sombra está siempre escondiéndose de sí misma la proyectamos al exterior el momento menos deseado y esta causa estragos en nuestra vida.

En lugar de percibir nuestra propia oscuridad como parte nuestra, proyectamos esas cualidades no deseadas en otros, porque la sombra intenta ocultarse.

Estamos proyectando nuestra propia sombra, cuando fácilmente podemos reconocer los defectos de otras personas y las criticamos. Suena como decir lo siguiente “me molesta que sea tan agocéntrica”, “es tan antipática”, “esta gente es idiota”, “que egoísta”.

Temerosos de nuestra propia falta de valía y a la vez temerosos de nuestra propia falta de grandeza, inconscientemente proyectamos esas cualidades a otros en lugar de reconocerlas en nosotros mismos.

Lo que proyectamos es pedazos de nuestra oscuridad abandonada, o pedazos de nuestra vida abandonada, hasta que recogemos todo lo que hemos proyectado fuera, lo abrazamos y unificamos. Todo esas cualidades oscuras con las que no podemos convivir, no nos dejará en paz hasta que las recibamos y aceptemos.

Una de las preguntas más frecuentes es ¿cómo sabes que estas proyectando? ¿Cómo sabes que son tus cosas o son solamente las de ellos? Lo explica muy bien el relevante filósofo y psicólogo Ken Wilber. Él dijo que si una persona o cosa en nuestro entorno nos informa, si recibimos lo que ocurre como una información, como un punto de interés probablemente no estemos proyectando.

Por otro lado, sí nos afecta, si señalamos con el dedo juzgando, si nos conectamos con ello, lo más probable es que seamos víctimas de nuestras propias proyecciones.

Piensa en alguien que esté presente en tu vida y te disguste, te moleste o te repulse por alguna actitud que tenga………….. Ahora piensa en las cualidades que más odias de esa persona, …………… ahora imagina que tienes a esa persona en frente tuyo. Ponla mentalmente frente tuyo y dile porqué la detestas “eres un egoísta”, “eres un presumido”, “eres un idiota”.

Ahora repite todo eso señalándole con el dedo “eres un egoísta”, “eres un presumido”, “eres un idiota”. Ahora detente, y fíjate en la mano con la que señalas a la otra persona, si observas uno de tus dedos señala a la otra persona, pero son tres los que te señalan a ti. Este es el fenómeno de proyección.

En lugar de reconocer las cualidades dentro de ti que no te gustan las proyectas a otros. Las proyectamos a nuestras madres, hijos, amigos, o incluso y mejor aún, a figuras públicas que ni siquiera conocemos. Cada persona tiene una percepción distinta del mundo, esto porque cada persona proyecta algo distinto en su entorno.

Si haces un estudio a un grupo de personas, y les pides que de forma individual detallen qué les gusta y qué les disgusta de una persona en particular, verás que cada una da una respuesta distinta a este cuestionamiento. Cada uno ve algo distinto, porque ve desde su proyección personal.

La gente que detestas, también representa algún aspecto de ti mismo que no quieres darte cuenta, puedes identificarlo observando lo que sientes o pienzas cuando miras a esta persona. Sea lo que sea lo que juzgamos o condenamos en otros, es finalmente una parte de nosotros despreciada o rechazada. Las personas reaccionan a las proyecciones y las proyecta de vuelta, eso crea un circulo vicioso y la conciencia del ego simplemente responde, tal como debe hacerlo, porque está diseñado para responder como un mecanismo de supervivencia, para eso está el ego, para ayudarnos a sobrevivir, porque el mecanismo es reactivo.

Cuando una energía agresiva negativa va dirigida a nosotros, el ego inmediatamente quiere defenderse y reaccionar. Cuando reaccionas a una proyección, te conviertes en esa persona.

El psicólogo suizo Carl Jung, denominó al trabajo de la sombra como la persona que no queremos ser.

Quien odia a los gays es con seguridad uno de ellos. Quien desprecia a ……….. es también con seguridad uno de ellos. En lugar de tratar de convencerte a ti mismo de que no eres todas esas cosas negativas y animarte a pensar en cosas positivas, el trabajo con tu propio lado oscuro en el Taller Alquimia Suprema, te ayuda a entrar ahí y a estar con lo que te resistes, porque a lo que te resistes persistirá. Si no te ocupas de tu sombra, ella tarde o temprano se ocupará de ti y causará estragos en tu vida. El coste de ignorar un patrón destructivo es que te vas a auto destruir poco a poco, implosionarás en vez de explosionar y convertirte en luz.

El antiguo texto védico conocido como Bhagavad Gita expone que el hombre debe descubrir su propia realidad sin angustia, porque se tiene a sí mismo como su único amigo o como su único enemigo. Si rechazamos nuestra propia realidad el ego luchará contra nosotros, se apoderará de nuestra acciones y reacciones, y nos condenará a una vida miserable y de dolor.

Es fácil amarte a ti mismo cuando te levantas sintiéndote fuerte, valioso y con una cuenta bancaria con bastante dinero, entonces, por su puesto que te sientes bien. Pero ¿cómo podrías quererte a ti mismo si te sientes miserable porque te han herido y han abusado de ti, o porque estas prácticamente quebrado?.

Esto crea un conflicto cuando pasan los años, puesto que toda esa energía oscura que estaba bloqueada sale a la superficie cuando estamos distraídos y destruyen nuestra vida. La represión de nuestra sombra puede llevarnos a un comportamiento auto destructivo. Los peores desastres de la humanidad los ha ocasionado la sombra reprimida.

Tenemos que resolver las emociones no digeridas que están enterradas en nuestros cuerpos y dejan angustias en nuestras mentes. Si no las resolvemos, tarde o temprano saldrán a la superficie dando expresión a la sombra.

ABRAZAR TU SOMBRA

Tenemos que desenterrar, reconocer y abrazar todas las partes de nosotros que nos han causado tanto dolor y, en el momento en el que lo hagamos, la luz de nuestra conciencia empezará a trabajar en nuestro proceso de transformación.

Pensamos que estamos solos, pensamos que somos diferentes, nos sentimos aislados y abandonados y entonces cuando nos unimos descubrimos que todos pasamos por traumas, que ser humano es tener retos y que todo el mundo ha pasado por algún trauma, y si tenemos la valentía suficiente, veremos que hay oro que extraer en cada experiencia.

Aprender de cada situación sobre la compasión y el perdón es una bendición para nuestras vidas.

Vemos algunas situaciones como horrorosas y oscuras, cuando en realidad son experiencias de iluminación, porque nos ayudan a ser quienes somos, nos ayudan a ser compasivos, nos ayuda a perdonar, nos ayudan a ver las cosas de forma diferente.

Lo que no te mata te hace más fuerte.

Todos en un momento dado en la vida, podríamos decir que hemos pasado por muchas situaciones muy duras, hemos tenido éxito en ciertas cosas, pero también hemos fracasado en muchas otras. Hemos sido fuerte a veces, pero también hemos sido débiles muchas otras. Hemos hecho cosas bien, pero también hemos hecho cosas mal. Algunas cosas han ido bien y algunas otras han ido mal. La pregunta es ¿qué hacemos ahora con todo esto?

Dos personas pueden pasar por exactamente la misma situación a un nivel extremo, pero internamente lo asimilarán de forma completamente diferente. Hay historias increíbles de personas que han vivido el holocausto, personas que han pasado por situaciones tremendamente dolorosas, pero internamente asimilan de forma completamente diferente. Leemos o escuchamos historias de personas que han pasado por situaciones traumáticas y horribles, han aprendido a superarlo, han crecido internamente con ello y ahora viven vidas extraordinarias. Pero también escuchas historias de personas que han pasado por dificultades, mucho más pequeñas que las anteriores, y en cuanto a su trauma interno, se quedan apegados a ellos para siempre.

Todas las personas que pasan por situaciones de extremo dolor, pero que han aprendido a encontrar la luz en la oscuridad, han creado vidas increíbles. El oro que buscamos se esconde en el lado oscuro de nuestro ser. Todos hemos pasado por tiempos difíciles, nos enfrentamos a ello para poder calmar nuestra mente, curar nuestros cuerpos y estar más cerca de los deseos de nuestro corazón.

Es necesario crear esa parte tuya que es capaz de hacerse cargo y que no permite que nada que ocurriera en el exterior asesine tu espíritu. Es necesario también buscar las cualidades negativas que tenemos y necesitamos abrazar. A veces no podemos reconocer las nuestras, entonces somos incapaces de abrazarlas. Te has preguntado alguna vez ¿Qué puede ser tan terrible que no podamos decirlo? Muchas veces es el origen del cual nos avergonzamos.

Necesitamos estar dispuestos a hacer brillar nuestra luz en la oscuridad y estar dispuestos a retomar nuestra propia proyección para el bien de la humanidad. Abrazar auténticamente quien eres tú y no avergonzarte de ello. No hay nada de que avergonzarse porque todo el mundo tiene su sombra. Si alguien no la tuviera seria patológico.

Cuando abrazamos nuestra totalidad experimentamos la libertad, porque si no te enfrentas a tu oscuridad, nunca conocerás tu luz. Solo cuando atravesamos nuestras sombras podemos reclamar nuestra luz.

Comparte este post con tus amigos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email
Alejandra Plaza

Alejandra Plaza

Proximo taller

ARTHA: El camino interior hacia la abundancia

Artha

Post relacionados

El Yoga de la Abundancia

enero 24, 2024
El Yoga de la Abundancia
Aunque parezca sorprendente unir estas dos palabras, YOGA y ABUNDANCIA tienen mucho en relación. Entendemos al yoga en occidente como una actividad física, algunos la reconocen hasta como un deporte, otros como un medio para relajarse; pero el yoga no es eso, es mucho más que una actividad meramente física, es más bien una actividad y un estado de la conciencia.

6 comentarios

  1. Excelente información, ciertamente de las experiencias vividas se saca lo positivo y lo negativo. De allí se logra la madures y fortaleza para afrontar con una mejor aptitud las situaciones futuras

  2. Hola me gustaria tomar el Seminario de Junio 19, que requisites Necesito y cuanto es el visto.

  3. Buenas tardes me puede decir como buscar dentro de mi y enceñarme a perdonar aquello que tanto dolor me causó y aún no he podido olvidar y mucho menos perdonar ..Solo se me cambió el alma . Me ha ido consumiendo por dentro y se que necesito a alguien que me ayude a ver lo bueno de lo malo .K me ayude a aceptar lo sucedido y volver a confiar .

  4. Es muy interesante lo que acabo de descubrir, entonces es como si criticamos a nuestro otro yo que no reflejamos abiertamente y que en cierta manera no queremos tenerlos en nuestro interior. Gracias Alejandra me gusta mucho tu página , siempre me dejas pensando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TODOS LOS CHAKRAS

CHAKRA 7 SAHASRARA

CHAKRA 6 AJÑA

CHAKRA 5 VISHUDDHA

CHAKRA 4 ANAHATA

CHAKRA 3 MANIPURA

CHAKRA 2 SVADHISHTHANA

CHAKRA 1 MULADHARA